Leer PDF El espiritismo seduce a Francisco Madero

Descargar libre. Reserve el archivo PDF fácilmente para todos y todos los dispositivos. Puede descargar y leer en línea el archivo PDF El espiritismo seduce a Francisco Madero PDF Book solo si está registrado aquí. Y también puede descargar o leer en línea todos los archivos PDF de libros relacionados con el libro El espiritismo seduce a Francisco Madero. Feliz lectura El espiritismo seduce a Francisco Madero Bookeveryone. Descargue el archivo Libro gratuito PDF El espiritismo seduce a Francisco Madero en la Biblioteca completa de PDF. Este libro tiene algunos formatos digitales como el libro de papel, ebook, kindle, epub, fb2 y otros formatos. Aquí está la biblioteca de libros CompletePDF. Es gratis registrarse aquí para obtener el archivo del libro PDF El espiritismo seduce a Francisco Madero Pocket Guide.

Yolia Tortolero Cervantes, El espiritismo seduce a Francisco Madero

Quiso decir con eso que ustedes deben de hacer un constante esfuerzo para dominarse y que sólo de ese modo pueden contar con su ayuda. Lo de siempre. De ese modo es casi imposible hacer nada. Me voy a explicar. Por ahora, te aconsejo que no evoques al espíritu que deseas, pues no conviene por razones que te diré otra vez. Por lo menos, si quieres evócalo pero sin escribir lo que te diga, pues no conviene que se divulge.

See a Problem?

Hermanito: sé fuerte, no vayas a comprometer tu misión y hasta la mía. Piensa con frecuencia sobre la inmensa responsabilidad que pesa sobre ti. No, no eres de los primeros. Pues bien, soldado de tan glorioso ejército, póstrate ante tu Dios, para que te arme caballero, para que te cubra con sus divinas emanaciones contra los dardos envenenados de tus enemigos, para que ponga en tus manos la espada con que debes de luchar sin descanso por la causa del bien, por el triunfo de la Verdad, por la regeneración y el progreso de la humanidad, porque los infelices desheredados de la fortuna sacudan las ignominiosas cadenas del fanatismo y la ignorancia y se yergan y se levanten, y con la frente alta, la mirada hacia arriba, puedan medir la fuerza de sus tiranos, despreciarla y vencerla; para que puedan contemplar sus verdaderos destinos y no pierdan su tiempo encarnizados en luchas estériles que no hacen sino debilitarlos y retardarse en su marcha evolutiva hacia adelante.

Para lograr esto, es bueno que todos los días te pongas a escribir tu opinión, tu juicio sobre todo lo que leas. Arregla cuadernos de estos foliados, para que llenes un diario con tus impresiones. Era pues indispensable ponerte en condiciones de luchar ventajosamente, a fin de asegurar el éxito, el triunfo final de la causa.

Ahora sí estamos ya seguros de tu triunfo, pero no hay que dormirte en tus laureles. Ahora sí ya no abrigamos el menor temor por ti, pero eso es debido a que te vemos siempre ocupado, siempre trabajando, escribiendo o estudiando, y porque vemos que aumenta visiblemente tu gusto por la oración y por la meditación. Relee seguido nuestras comunicaciones anteriores, a fin de que nos evites tanta repetición. Ahora te encuentras ya en excelentes condiciones para hacer el esfuerzo definitivo. Ya no tengas ninguna vacilación. Esa es la alternativa. Hasta muy pronto, hermano de mi corazón.

Has aceptado una misión trascendental. Siendo así, debes de comprender que cualquier pérdida de tiempo que pueda perjudicar a la causa es culpable, sobre todo si lo haces consciente del mal que causas. Es preciso que en todos tus actos estés a la altura necesaria.

Sobre ti pesa una responsabilidad enorme. Has visto, gracias a la iluminación espiritual que de nosotros recibes, el precipicio hacia donde se precipita tu patria; cobarde de ti si no la previenes. Has visto igualmente el camino que debe de seguir para salvarse: Desventurado de ti si por tu debilidad, tu flaqueza, tu falta de energía no la guías valerosamente por ese camino. Cada día vemos claro el brillante triunfo que va a coronar tus esfuerzos. Ahora sí, podemos asegurarte, sin temor de incurrir en un error, que el triunfo de ustedes es seguro en la primer campaña.

Ahora podemos ejercer grandísima influencia sobre él, porque ya no tiene el vigor de antes y su energía ha decaído considerablemente, a la vez que las poderosas pasiones que lo movían han amortiguado con los años. Los diarios espiritistas de Francisco I. La Ilustracin Esprita intent con su propaganda congregar a individuos o agrupaciones que estuvieran interesados en el espiritismo. Para ello, el mismo ao de aparicin de esta revista , tres de sus colaboradores: Refugio Gonzlez, Manuel Plowers y Santiago Sierra, fueron comisionados para firmar el acta de fundacin de la Sociedad Esprita Central de la Repblica Mexicana, cuyo objetivo primordial fue promover el espiritismo conforme a la doctrina enseada por Allan Kardec.

Asimismo, tena como fin procurarse adeptos en todas las clases de la sociedad y establecer vnculos con todos los crculos espritas posibles. Por medio de esta Sociedad se busc conservar en toda su. I, septiembre de , p. De tal manera que cuando el comit directivo se reuna en sesiones de dos horas cada quince das, se discutan y analizaban las comunicaciones que los distintos crculos espiritistas del pas les enviaban para ser o no aceptadas como verdicas. Esta Sociedad, a su vez, para certificar la validez de los fenmenos espiritistas sucedidos a alguno de los socios o a los crculos pertenecientes a su agrupacin decidi crear una especie de comit dictaminador denominado Crculo Esprita Central, que le sirvi como cuerpo consultor para tratar todos los asuntos que requirieron aprobacin o autenticacin de los espritus.

En esa poca instruccin era sinnimo de educacin. La Ilustracin Esprita fue el principal rgano de difusin y registro de las actividades que llev a cabo la Sociedad Esprita Central de la Repblica Mexicana. Ah se publicaron las sesiones de mdium de sus socios, aparecieron artculos especializados explicando lo que era la doctrina espiritista; se escribieron diversos fragmentos de las obras de Kardec o de otros autores franceses y se defendieron las posiciones doctrinales del espiritismo respecto de otras corrientes de pensamiento.

Varios de ellos trataron temas cientficos y filosficos. Otros, en particular, eran pginas enteras sobre cuestiones morales que sugeran al individuo tratar de hacer el bien a sus semejantes. Desde un inicio el espiritismo en Mxico inculc a sus creyentes una profunda moralidad, todo porque los mensajes espiritistas y las teoras de autores como Allan Kardec estaban cargados de enseanzas basadas en los principios de justicia, amor y caridad. Adems, esa moralidad fungi como gua de las buenas acciones de todo hombre.

Como ejemplo, en sus primeros nmeros la Ilustracin Esprita extrajo una parte del libro Evangelio segn el espiritismo de Kardec, que sugiri hacer el bien sin esperar recompensa, plante que uno deba pensar en los dems antes que en s mismo sin distinguir razas, condiciones ni creencias, tratando de perdonar y olvidar las ofensas ajenas. En se public Observaciones crticas sobre el positivismo, para mencionar que el positivismo ha tenido el error de querer hacer del experimentalismo, el nico mtodo de conocimiento porque, para que el mtodo sea completo y se aplique a todo gnero de relaciones, es necesario que sea a la vez ideal y real, especulativo y positivo, o en trminos ms usados: racional y experimental.

Adems agreg:. Para ampliar los vnculos entre cuestiones espirituales y psicolgicas consultar, por ejemplo, el libro de Guillaume Tiberghien, La Science de lame dans les limites de lobservation, Bruxelles, Libraire Polythechnique, Augusto Comte fue quien afirm que la Psicologa no era una ciencia sino slo era una rama de la Fisiologa. Ver W. SIMON, op. Hay el dominio de lo invisible, que es inmenso.

La Ilustracin Esprita hizo un frente comn con otras opiniones opuestas al positivismo y su enfoque cientfico. Fue el caso de algunas publicadas en el peridico La Ilustracin Catlica. Este diario calific al dogma positivista como el que haba negado el alma como distinta al cuerpo, echando por tierra as la psicologa o ciencia del alma y que tanto el materialismo, el pantesmo y el positivismo, eran considerados como la reunin ms completa de negaciones en la historia del espritu humano.

Por esta afirmacin agregaba La Ilustracin Catlica se deba preguntar a los positivistas con qu nuevo dogma enriquecis el espritu humano? Qu ha hecho el positivismo del siglo XIX para que pueda considerrsele como el genio de la invencin cientfica?. Criticaron el positivismo por ser ateo o por negar la existencia del alma o del espritu. Pero no por esa coincidencia los catlicos dejaron de atacar al espiritismo. La Ilustracin Esprita, en su primer nmero, de febrero de , present como artculo principal la refutacin de una carta pastoral que haba publicado el obispo de Quertaro para impugnar al espiritismo.


  • Salmos: Psalms (Know Your Bible (Spanish)).
  • El espiritismo seduce a Francisco Madero PDF Kindle - JodyAlden?
  • Puede ser reemplazado;
  • El niño que soñaba ser payaso?
  • MEDIDAS EXTREMAS: Un matrimonio de conveniencia - Romance erótico (Millonarios Italianos nº 3).
  • Ejecucion de la doctrina: Peronismo para principiantes, (y para los que se olvidaron).

Este personaje insisti en que dichas prcticas eran consideradas en las sagradas escrituras como supersticiones prohibidas. Otro ataque de los catlicos hacia el espiritismo fue cuando dijeron que ste en ningn momento poda ser una religin. En una serie de artculos periodsticos de La Ilustracin Catlica, de febrero y marzo de , criticaron a un escritor espiritista por llamar a esta doctrina la ciencia de las religiones o una de las religiones positivas que se haban desarrollado en los ltimos tiempos. Para el articulista, el catolicismo era la nica, verdadera y positiva religin. Es una doctrina cuyos dogmas son verdaderos y eternos.

Las creencias espiritistas se expusieron justo cuando estuvieron en boga las discusiones que giraron en torno al positivismo, el catolicismo o la psicologa, por mencionar Estos artculos los escribi Francisco Javier G. Segn la crnica de Francisco Cosmes, quien hizo un seguimiento a las distintas sesiones en el Liceo, el primer da se reunieron varias seoras de la Sociedad Esprita, multitud de estudiantes de la Escuela Nacional Preparatoria; fervientes sectarios de las teoras positivistas de Stuart Mill y Augusto Comte, una gran cantidad de espiritistas y, por ltimo, la falange de poetas, espiritualistas en su mayor parte.

Entonces colaborador en el rea de literatura del peridico El Federalista, Francisco Cosmes public sus comentarios en dicho peridico durante abril de Cosmes, Espiritismo y materialismo, en El Federalista, 7 de abril de , p.


  1. El espiritismo seduce a Francisco Madero by Yolia Tortolero Cervantes.
  2. El Retrato de Dorian Gray (Anotado).
  3. Los diarios espiritistas de Francisco I. Madero | Letras Libres.
  4. Yolia Tortolero. El Espiritismo Seduce a Madero | Democracia | Espiritismo?
  5. La reunin fue presidida por el director del Liceo, Francisco Pimentel, y Gustavo Baz fue quien desarroll el primer tema acerca de la influencia del espiritismo en el estudio de las ciencias. Gustavo Baz plante inicialmente que deba distinguirse entre espiritualismo y espiritismo. Tal como lo narra el articulista, entre las intervenciones del pblico durante la conferencia anterior, hubo la de un joven esprita llamado Juan Cordero, quien pretendi basarse en hechos experimentales para demostrar que el espiritismo era una ciencia positiva.

    Justo Sierra, como defensor de las posturas positivistas, coment la sesin impartida por Gustavo Baz en el Liceo y opin en un artculo periodstico que el espiritismo pretende con razn o sin ella el dictado de ciencia y cree apoyarse en hechos. Si no se convierte el Liceo en una sesin de experimentos espritas, no sabemos cmo podr discutirse nada.


    1. C O S M O S A L U D: La SALUD INTEGRAL depende de Cielo-Tierra;
    2. Trilogía de las tierras (Las Tres Edades nº 179)!
    3. Yolia Tortolero. El Espiritismo Seduce a Madero.
    4. Suscribirse a;
    5. Servicios Personalizados?
    6. Unos afirmarn los hechos, otros Espiritualismo entendido como el estudio del espritu y sus manifestaciones. Francisco G.

      Archivo del blog

      Cosmes op. Para llegar a ese resultado era intil tanto ruido. La discusin tornar pronto a la eterna disputa: existe o no un alma inmaterial e inmortal? Volvern los consabidos argumentos en pro y en contra. Unos afirmarn con Platn la existencia del ente simple, otros probarn con Lucrecio la eternidad de la materia [ Estas discusiones son estriles hechas de semejante manera; el materialismo no dejar por eso de ser la negacin de toda inspiracin elevada y el espiritualismo la afirmacin ltima e invencible de la realidad suprema del ideal.

      Desde la ptica de Justo Sierra, las sesiones del Liceo Hidalgo efectivamente terminaron por convertirse en un dilogo de sordos, en el que ni los espiritistas comprenderan por qu al mtodo cientfico le faltaba desarrollar esa parte espiritual, ni los cientficos o positivistas entenderan la manera como se pretendan aplicar ciertas bases cientficas a la creencia espiritista.

      Yolia Tortolero. El Espiritismo Seduce a Madero - History

      Ver sus artculos Kaleidoscopio firmado con su seudnimo, Chilam Balam , en El Federalista, 24 de septiembre de ; Darwinismo, Positivismo y tomos pensantes, en El Federalista, 1 de septiembre de o El principio creador segn el espiritismo y la ciencia, op. La propagacin de los planteamientos e ideas de Santiago Sierra fue efmera, debido a su temprana muerte, a los 30 aos de edad, en Santiago Sierra, en El Federalista, 12 de agosto de , p. Santiago Sierra fue colaborador de este peridico. Para ms detalles consltese Enrique Crdenas de la Pea, op. Vase la postura que tena como espiritista respecto del catolicismo, del positivismo y del materialismo, en el artculo de l que citamos anteriormente: El campo enemigo, op.

      Tambin aparecieron una serie de artculos sobre la evolucin segn Herbert Spencer. La evolucin superorgnica del 12 de mayo de , p. Una de las intervenciones pblicas en que Santiago Sierra particip para defender su postura espiritista, ocurri en otra de las sesiones que se llevaron a cabo en el Liceo Hidalgo cuando Francisco Pimentel, director del mismo, expuso el tema Materialismo y espiritismo.

      FRANCISCO MADERO Y SU REVOLUCIÓN ESPÍRITA: 6. Final. Diarios espíritas

      En esa ocasin la conferencia termin por hacer rer al auditorio, luego de criticar, en el mismo discurso, los experimentos cientficos de los espiritistas [en referencia a que la invocacin de espritus por los mdium era para los espiritistas un tipo de experimento cientfico] y de afirmar irnicamente que si el hombre descenda del mono, entonces el cubano Jos Mart tambin espiritista y que estaba presente en las conferencias del Liceo era descendiente de un gorila.

      As, Santiago Sierra respondi en un artculo periodstico dedicado al sabio fillogo y distinguido literato Francisco Pimentel, diciendo que los espritas no fueron invitados a hacer experimentos psicopmpicos sic en el Liceo Hidalgo, sino a discutir, es decir, a exponer y defender las razones que para profesar su creencia les asisten.

      Cargado por

      No es de extraar afirm que los adeptos de Kardec no hayamos llevado a la discusin aparatos, puesto que no bastaban [o mejor dicho, no importaban las crticas. Cosmes, op. Narrado por Francisco G. Cosmes, quien estuvo presente en dicha sesin del Liceo Hidalgo. Tambin me abstengo de rechazar el cargo, que nos hizo Ud.

      El espritu es un agente cuya naturaleza nos es desconocida, pero que se vale para manifestarse fsicamente, en el cuerpo y fuera del cuerpo, de una fuerza especial cuya esencia no es tan inaccesible. Esa fuerza, que es quiz el ther sic en cierto modo de vibracin, y el ser que la posee, forman dos entes distintos, sin que esto quiera decir que el espritu sea materia, ni que no lo sea, ni que sea dos cuerpos.

      Tal es nuestra creencia. Y respecto del darwinismo, Santiago Sierra coment que ni la anatoma comparada lleva a probar que nuestro querido amigo el Sr. Mart sea descendiente de un gorila, ni los darwinistas pretenden que todos los animales descienden de un tipo primitivo, sino de cuatro o cinco.